Unas de las patologías más frecuentes que vemos en nuestras consultas son las deformidades digitales. Según la articulación deformada podremos hablar de dedos en garra, dedos martillo y dedos en mazo, pudiéndose presentar en cualquier fase de la marcha y estando asociada por lo general a los dedos menores.

 

El desarrollo de esta deformidad es lento y se presenta de forma congénita o adquirida por el uso de calzado estrecho y puntiagudo manteniendo los dedos en esa deformidad.

En otros casos podemos hablar de que en la deformidad es importante la disfunción biomecánica que se presenta el pie en la marcha, y en reposo, dependiendo del equilibrio y la función de estabilizadores a nivel anatómico (músculos, ligamentos, cápsula articular, tendones…)

Dependiendo de la reductibilidad de la deformidad podemos encontrarnos dedos flexibles, semiflexibles o rígidos.

Dependiendo de la clasificación y del dolor que presente el paciente podemos hablar de un tratamiento conservador o quirúrgico.

Hablaremos de tratamiento conservador cuando la deformidad sea flexible y consistirá en:

Utilización de calzado adecuado (evitando puntera estrecha y utilizando buen material)
Cuidados podológicos regulares para quitar las callosidades
Ortesis de silicona (acomodando los dedos)
Plantillas tras estudio biomecánico para valorar la sobrepotenciación muscular
Medicación para reducir la inflamación y el dolor (AINES e incluso terapia de inyecciones).

Cuando el grado de deformidad sea rígido e irreductible hablaremos de tratamiento quirúrgico.

En Clínica podológica Sarroca, a la hora de planificar una intervención quirúrgica tenemos en cuenta el grado de doformidad, flexibilidad, edad del paciente, existencia de patología digital añadida,etc.

El proceso quirúrgico más frecuente utilizado en estos casos es la artroplastia, aunque si queremos una mayor fijación en la articulación podemos realizar una artrodesis con una fijación externa con aguja Kirschner(habitualmente).

Este tipo de cirugía la realizamos con anestesia local y el paciente puede caminar con zapato postquirúrgico después de la cirugía. Retiraremos los puntos de la pequeña incisión en unos días y el paciente podrá volver a su actividad habitual sin ningún problema.

Infórmate en nuestras clínicas y te asesoraremos sobre tu tratamiento.

Nuria Sarroca © 2022 Notas legales. Web puesta en servicios por La Oficina Online

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?