En los gimnasios es muy importante la supervisión de un instructor cualificado sobre los aparatos y máquinas en los que se trabaje.

El entrenador explicará los calentamientos que se deben realizar antes de trabajar un grupo muscular y aconsejará el peso que se añadirá a la máquina dependiendo del sexo, edad y condición física.

Si no se controla, el ejercicio puede derivar en multitud de lesiones.

Como habituales hablaremos de:

  • Tendinitis en la zona que se trabaja.

Consiste en la inflamación, irritación e hinchazón de un tendón. Los tendones son como “cintas” gruesas y fibrosas donde los músculos se insertan a los huesos. Estos transmiten la fuerza generada por la contracción muscular para el movimiento de los huesos.

Las sobrecargas por numerosas repeticiones pueden provocar tendinitis.

  • Dolores de espalda. Las más comunes son las lumbalgias.

Aquí el instructor deberá supervisar el ejercicio para no curvar la zona en exceso cuando realicemos el ejercicio .A veces se utilizan fajas ortopédicas dependiendo del ejercicio.

También pueden aparecer cervicalgias (dolor en zona cervical) debido a los movimientos rápidos e incontrolados de tipo nervioso en esta zona.

 

Nuria Sarroca © 2022 Notas legales. Web puesta en servicios por La Oficina Online

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?