Si hablamos de ictioterapia como un tratamiento novedoso de belleza donde unos minúsculos pececitos proporcionan un leve cosquilleo en los pies y tienen costumbre de comerse las células muertas de nuestra piel. Suena bien, ¿no?
Pero la pregunta que mucha gente se hace es, ¿realmente es aconsejable o en su caso saludable para nuestros pies?

Empezaré por comentaros qué es la ictioterapia, algo que se ha extendido en estos últimos años como un tratamiento novedoso y exótico en nuestro país.

La ictioterapia es una terapia realizada con peces. Estos peces, denominados Garra Rufa o Doctor Pez son originarios de Asia,concretamente de las aguas de Kangal en Turquía.

Son peces pequeños de entre 4-6 cm en los primeros años de vida, llegando a alcanzar hasta los 12-15 cm en edad adulta. Viven en aguas cálidas y pertenecen a la familia de los ciprínidos.

Tienen una vida media de entre 5-6 años.

¿En qué consiste?

Consiste en introducir la zona a tratar dentro de unos estanques o bañeras con peces Garra Rufa y esperar a que ellos eliminen parte de células de nuestra epidermis. Podríamos hablar de algo similar a un efecto peeling.

Se oye hablar de beneficios medicinales y estéticos, pero me gustaría valorar su efectividad y lo que aún es más importante, si son perjudiciales para nuestra salud.

¿Creéis que es aconsejable aunque se realice limpieza del estanque y agua donde están los peces y se utilicen los mismos peces con innumerables personas si su vida media es de 5-6 años?
La Agencia de Protección de la Salud, una organización independiente encargada de asesorar los departamentos de Sanidad Británicos, ha revelado en un estudio los riesgos que conlleva.
Habla de que algunos virus y bacterias pueden contagiarse a los peces y, de ahí, pasar a otras personas.
Las personas con sistemas inmunológicos más débiles (como diabéticos, enfermos de psoriasis,…) son especialmente sensibles y la organización aconseja que prescindan de estos tratamientos.
De la misma forma, las enfermedades que se transmiten por la sangre como la Hepatitis C o el virus de VIH podrían llegar a contagiarse de existir alguna pequeña herida o corte.
Cada vez hay más países que prohiben la práctica de la ictioterapia; además de Canadá, más de 18 estados americanos han restringido por ley este procedimiento y en Alemania se han establecido extensos requerimientos para ofrecer este servicio como son pruebas de sangre en los centros antes de realizarlos.
El Colegio de Podólogos de Andalucía advierte del peligro de la ictioterapia, como podéis comprobar en el siguiente link:

http://www.colegiopodologosandalucia.org/noticias/leer.php?id=157

Bajo mi punto de vista, únicamente haceros pensar que ante ofertas muy tentadoras y baratas a tratamientos tan novedosos, conozcáis y valoréis de antemano todos los posibles riesgos que los mismos conllevan.

Tags:

Nuria Sarroca © 2022 Notas legales.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?