El 10 por ciento de los que practican actividades deportivas las padecen

Las lesiones por sobrecarga pueden llegar a ser la cruz del deporte infantil. Si los niños se someten a esfuerzos muy elevados o trabajan con cargas muy intensas pueden padecer estas patologías, entre las que destacan la condropatía rotuliana, las alteraciones del cartílago del crecimiento, la enfermedad de Osgood-Schlatter, las fracturas de estrés, la tendinitis del talón de Aquiles, la enfermedad de Sever y la fascitis plantar, según el doctor Pedro Ramos, de la Escuela de Formación de Profesorado de Educación Física de Vitoria, que ha participado este verano en un curso sobre la actividad física escolar organizado por la Universidad del País Vasco.

«Un 10 por ciento de niños y adolescentes se ven afectados por estas patologías que muestran como denominador común un cierto desequilibrio entre los elementos osteoarticulares y musculares del individuo frente a las cargas de esos elementos que deben soportar y hacer frente».

Las cargas de trabajo excesivas, contracciones musculares intensas, saltos muy frecuentes, superficies duras -asfalto o cemento-, calzado inadecuado -suelas elevadas y sin amortiguación o realizados con material intraspirable, por ejemplo- y uso de un material incorrecto -raquetas, esquís o vallas no indicadas para la edad del deportista- pueden ser factores determinantes en la aparición de estas lesiones, según Ramos.

Las estrellas

Por su frecuencia, entre las lesiones por sobrecarga en los deportistas escolares cuentan con tres estrellas: la condropatía rotuliana microtraumática, enfermedad de Osgood-Schlatter y la enfermedad de Server. La primera suele afectar a deportistas jóvenes que por abusar de terrenos duros o esfuerzos intensos presentan alteraciones en el cartílago rotuliano con inflamación crónica que afecta a la parte posterior de la rótula, que sufre microtraumatismos por contactos repetidos sobre los cóndilos del fémur.

La enfermedad de Osgood-Schlatter se caracteriza por un dolor en el tubérculo tibial anterior «que se manifiesta a la palpación, durante el ejercicio o después de él, a lo que se une un abultamiento en la inserción del tendón rotuliano o un ablandamiento». A su juicio, la mejor forma de tratarla es evitar saltos, aplicar hielo local, hacer estiramientos del cuadriceps, guardar reposo o reducir la actividad, según la gravedad de la lesión.

Calcáneo

Según Ramos, la enfermedad de Sever aparece entre los 11 y los 13 años. Se caracteriza por un dolor en la tuberosidad posterior del calcáneo que muestra ciertas alteraciones vasculares «con posibles fragmentaciones óseas». En estos casos, el niño sufre dolor al hacer gestos como el salto o la carrera. Esta sensación es aún más desagradable por la noche, cuando el organismo está en reposo.

La solución al problema pasa por el uso de taloneras absorbentes, así como por la no realización de saltos. En muchas ocasiones, los médicos tienen que suministrar analgésicos o antiinflamatorios a los paciente para el tratamiento de esta lesión.

Enfermedad de Sever: osteonecrosis avascular del cartílago de crecimiento del calcáneo.

 

Tags:

Nuria Sarroca © 2022 Notas legales. Web puesta en servicios por La Oficina Online

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?