Muchas veces planeamos un viaje a sitios lejanos y zonas en las que debemos tener especial cuidado en los pies.

Lugares exóticos, zonas de balnearios y termas, spas, playa…. lugares de ensueño que pueden terminar en problemas y situaciones molestas para nuestros pies si no tenemos cuidado con ellos y guardamos las precauciones adecuadas.

Cuando realicemos en traslado (bien sea en avión, coche, autobus…) durante muchas horas debemos prever que puede haber una hinchazón. Procuraremos parar cada media hora o cada hora o si no es posible levantarnos de nuestro asiento para estirar las piernas un poco.

Mucho cuidado con el calzado que elijamos para hacer el viaje,que sea cómodo y flexible por si se produce la hinchazón.

Además del calzado para el momento de realizar el viaje debemos cuidar el que llevemos para la estancia en nuestro lugar elegido.

Si nuestras vacaciones incluyen caminatas deberá ser cómodo, blando y sin muchas costuras.Valoraremos que sea específico si son caminos o recorridos por montañas.

No caminaremos descalzos , ni siquiera en la playa. Llevar siempre calzado en hoteles,spas, balnearios.

En la playa a veces la arena puede quemar y provocar muchos problemas o incluso hacernos un corte por algún objeto que no veamos enterrado en la arena. Debemos utilizar para estos momentos sandalias, aunque si son pacientes mayores o con problemas las elegiremos que sean atadas al tobillo).

Utilizaremos protector solar para las exposiciones durante varias horas tanto en playas como en excursiones en piernas y pies. Si estamos en la playa debemos aplicar protección a la planta del pie, nunca ponemos atención en esto y es muy importante. Esa piel al estar en contacto con el suelo y cubierto no recibe radiación y hay que tener mucho cuidado.

Atención a la sequedad de la piel. Las altas temperaturas,el sol, el agua del mar tienden a provocar o acentuar la sequedad de la piel. No olvidaremos aplicar en el pie la crema para después del sol o hidratante, aunque eso sí aplicada con más frecuencia.

Llevaremos en nuestra maleta un mini-botiquín con gasas estériles y viales monodosis de algun antiséptico (betadine) por si hay algún percance y debemos hacer alguna cura.

Examinaremos cuidadosamente los pies por si hubiera alguna ampolla, grietas o heridas para curarla y que no se complique.

Con estos consejos trataremos de disfrutar de nuestra escapada y hacer de ella una experiencia lo más placentera posible sin ningún percance en nuestros pies.

Nuria Sarroca © 2022 Notas legales.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?